martes, 25 de marzo de 2008

Robando dinero público para un templo

Cartón de Falcón. 
Diario Público-Milenio, 
25/03/08.

El Gobernador de Jalisco ya dejó caer el último velo del pudor. No sólo confunde sus creencias religiosas con su rol público, sino que además se hace bolas con la diferencia entre el manejo privado de su dinero y el uso del arca pública. Como todo eso está en una sola dimensión, él se hace cargo de satisfacer sus caros gustos con dinero que dice ahorrar del gasto gubernamental. Y vaya que salen caros sus lujos.

Él lo que quiere es ser amigo del Arzobispo, tener un lugar en primera fila en su Iglesia y morir sabiendo que el dinero que pasó por sus manos se fue como diezmo para construir un ostentoso palacio para el ala católica más equivocada. Sus gustos cuestan millones y su sueldo es a todas luces insuficiente, por lo que se ha visto en la penosa necesidad de idear ingeniosas formas de robar con eufemismos que confunden su razón y le dejan la conciencia tranquila. Él no roba, él usa dinero ajeno para agradar a su dios.

El 24 de marzo se lució el Mandatario jalisciense. Con la mano en la cintura, pasando por encima de los preceptos constitucionales que le dan forma al Estado mexicano, el nada aventajado en conocimiento teologal pero muy aplicado besaíconos católicos, entregó un cheque por 30 millones de pesos como adelanto de los 90 que pondrá para que se construya un macrotemplo turístico de un grupo religioso privado (el adjetivo es redundante, pero hay quienes han olvidado que la religión pertenece a esa esfera).

Su proceder genera sospechas fundadas, pero más allá de las elucubraciones sobre el irregular uso del dinero, el hecho grave es que un Gobierno elegido constitucionalmente, con las reglas del juego de un Estado laico modelado con sangre, se dedica ahora a construir un monumento a los mártires que se opusieron a esas normas. Eso significa que el Gobernador es culpable de que el Estado renuncie a ese deber de imparcialidad necesarísima para proteger, precisamente, la libertad religiosa. No logra entenderlo, por más que se le explique, y paso a paso, este hombre está delineando el verdadero rostro de su proyecto político: bajar a un dios de las alturas y hacerlo reinar con burocracia eclesiástica sobre los que quieran y los que no se dejen.

(Fragmento de artículo mío publicado en Mural, 25/03/08)

jueves, 20 de marzo de 2008

Los emos y otras tribus partidistas

Quizá debería estar analizando con seriedad lo que se traen los albiazules con eso de que asambleas frustradas van y asambleas frustradas vienen. Quizá debería analizar con cuidado las repercusiones que tiene para Jalisco que la corriente del Gobernador esté perdiendo fuerza adentro de su partido. Quizá debería pensar dos veces el escenario que se asoma para el PAN, pero al final la verdad cruda es que no importa. No importa para fines públicos porque ninguna de las facciones tiene proyecto para Jalisco. No es como con el PRD, cuyas broncas, gritos y sombrerazos tienen implicaciones para el escenario de negociación en temas torales (unos piden negociación con Calderón, otros piden rechazo aséptico; unos piden análisis del rol de Pemex, otros piden cerco a los diputados para evitar cualquier discusión al respecto).
No, en el caso del PAN no pasa eso. Emilio González o Eduardo Rosales o Francisco Ramírez Acuña presentan la misma opción (es decir, nada) así que a quien no sea panista le vale madres lo que suceda adentro de ese partido. Otro gallo cantaría si una de las corrientes se agrupara en torno a Macedonio Tamez, por ejemplo, pero ese gallo no canta ahora ni cantará después.
Lo que en cambio me llama mucho la atención es este asunto de los emos. Ya había oído hablar de ellos y había leído algún textito al respecto, pero no tenía claridad sobre su origen. Creí que era una etiqueta para una forma de vestir entre los adolescentes. Resulta que no, que son una tribu urbana que se definen a sí mismos en función de las emociones. No abanderan una ideología, no protestan por el statu quo, no proponen algún cambio… sólo están deprimidos y se visten uniformemente para identificarse entre sí.
Qué interesante planteamiento: son una expresión de nuestra época. Una época marcada por las emociones a las que apelan los medios de comunicación, los políticos, las marcas, el aprendizaje. No importan las ideas, importa el encabronamiento, el miedo, el asombro, la felicidad que aporta el crédito, la desdicha que trae consigo la incapacidad de consumo, la sobreexcitación de la vida urbana, la depresión de la soledad metropolitana.
No pretendo insultar a nadie, pero los emos son un reflejo de esa actitud de pasmo social. Un pasmo que no puede ser definido sino como imbecilidad producida por el temor a las ideas y la atrofia mental que causa la imagen. Ahora que lo pienso, entre los emos y las élites de los partidos hay poca diferencia: sólo se ven el ombligo, le tienen miedo a pensar el mundo y se activan políticamente cuando no son ellos mismos los que se agreden.

martes, 18 de marzo de 2008

Partidos y pancartas

UdeG power
El domingo ganó Encinas en el PRD, lo que significa que ganó la postura de recrudecimiento de la oposición frente al PAN, sus secretarios y sus ideas sobre gobernar. El PRI regresa, por lo tanto a escena, de la que en realidad nunca ha salido.
En Jalisco todo indica que el poder UdeG (¡UdeG power! Me gusta) sigue siendo más que suficiente. A pesar de que ahora sí tenían una oposición más estructurada, enmarcada además en las redes lopezobradoristas que en el ámbito nacional se hicieron oir, los hombres de la camiseta universitaria ganaron otra vez el partido y Raúl Vargas será el primero de los miembros del sanedrín que esté directamente al frente del PRD local. No la tendrá fácil, pero tampoco es que no tenga ningún puente con Encinas.

Trife dixit

Al PAN lo regañaron desde las oficinas del Trife (ya se le quedó ese nombre, aunque los puros se desgañiten corrigiendo: es el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Uf). Por culpa de algunos panistas políticamente correctos, el comité municipal panista tendrá que reponer la sesión no realizada para elegir candidatos al Comité estatal. Setenta albiazules pusieron el grito en el cielo (el grito en el Trife) y, ante la irresponsabilidad de sus correligionarios faltistas, pidieron reposición. Tenían razón, se movieron rápido y ahora el PAN anda apurado porque tuvo que cambiar todo el tinglado. Esta semana se repondrá la asamblea municipal y, por lo pronto, la estatal se suspendió.

Jaliscienses en acción

Mientras los partidos ven disminuir su clientela y las elecciones internas se vacían de votantes, la ciudad se llena de activistas. Las colonias son un hervidero de vecinos inconformes, las asociaciones se han activado, el uso de suelo es un término común, las papelerías se la pasan haciendo pancartas, las señoras ya se hicieron expertas para la comunicación vía volante. Esta semana los artistas tomarán el andador Coronilla para recordar, en días santos, que el gobierno es el infierno.

jueves, 24 de enero de 2008

No me insultes, me desmayo

Italia, que es un país con régimen parlamentario, está en aprietos porque el primer ministro perdió la mayoría legislativa al salirsede la coalición el partido UDEUR. Cuando eso sucede, presenta su renuncia y eso hizo Romano Prodi. No es divertido, es grave (y no por Prodi), pero lo que sí fue hilarante fue la sesión en la que perdió la mayoría. Uno de los senadores del UDEUR dijo que él sí votaría por Prodi y uno de sus correligionarios se enfureció, le escupió, casi lo golpea y le gritó pedazo de mierda. Ante la andanada de insultos, el primero ¡se desmayó! ¿Se imaginan? Le gritan de groserías y se desvanece.


Los otros senadores, ante insulto casi homicida, 
le tuvieron que tapar la boca al furibundo italiano-casi-perre
dista. Así salvaron la vida al Senador Nuccio
 Cusumano. A Prodi no le ha pasado nada. Aún.

Nota: no se confunda, este texto no es un análisis. 

jueves, 17 de enero de 2008

Administración pública

Cortesía de Erándini para La Nación Cita.

miércoles, 16 de enero de 2008

Regresa Opaco

Cartón publicado en el diario Público-Milenio el 16 de enero de 2008.

martes, 18 de diciembre de 2007

Periodistas o altavoces

Unos minutos antes de que se venciera el plazo para vetar el presupuesto estatal, Francisco Castillo entregaba en el Congreso local el mensaje del gobernador de Jalisco Emilio González Márquez: no salieron las cuentas, arreglen los numeritos.
Los números desarreglados, aparentemente, suman casi 13 mil millones. Aparentemente los diputados no saben contar. Aparentemente el gobernador se vio obligado (¿por Fernando Guzmán?) a regresar el presupuesto, muy a su pesar.
Lo que más molesta en este habitual desaseo de los asuntos públicos, es que sólo se sabe aparentemente. ¿Cómo que aparentemente? ¿Está bien o no está bien el presupuesto? ¿Es un berrinche del Gobernador o una más de las estupideces de los diputados? Ninguno de los diarios jaliscienses hizo un ejercicio periodístico serio frente a la información que el poder sirvió en bandeja de plata.
La perversa relación establecida entre los medios y las oficinas de comunicación social, ha convertido a muchos periódicos en altavoces del poder; nada más sencillo y protector que resguardar la credibilidad propia en un comunicado o en las declaraciones de Fernando Guzmán. Él dice que las inconsistencias suman 13 mil millones de pesos; él afirma que en la partida para viáticos hay un desfase por mil 600 millones. No es difícil creerle, pero ni éste ni ningún otro asunto público debería ser un asunto de fe.
En un contexto de división política, como es el que vive el Partido Acción Nacional, el papel de nuestros diarios es aun más importante que de ordinario. El reto es mayúsculo: los ciudadanos lectores esperan que de este lado haya periodistas, no altavoces.

martes, 4 de diciembre de 2007