martes, 18 de diciembre de 2007

Periodistas o altavoces

Unos minutos antes de que se venciera el plazo para vetar el presupuesto estatal, Francisco Castillo entregaba en el Congreso local el mensaje del gobernador de Jalisco Emilio González Márquez: no salieron las cuentas, arreglen los numeritos.
Los números desarreglados, aparentemente, suman casi 13 mil millones. Aparentemente los diputados no saben contar. Aparentemente el gobernador se vio obligado (¿por Fernando Guzmán?) a regresar el presupuesto, muy a su pesar.
Lo que más molesta en este habitual desaseo de los asuntos públicos, es que sólo se sabe aparentemente. ¿Cómo que aparentemente? ¿Está bien o no está bien el presupuesto? ¿Es un berrinche del Gobernador o una más de las estupideces de los diputados? Ninguno de los diarios jaliscienses hizo un ejercicio periodístico serio frente a la información que el poder sirvió en bandeja de plata.
La perversa relación establecida entre los medios y las oficinas de comunicación social, ha convertido a muchos periódicos en altavoces del poder; nada más sencillo y protector que resguardar la credibilidad propia en un comunicado o en las declaraciones de Fernando Guzmán. Él dice que las inconsistencias suman 13 mil millones de pesos; él afirma que en la partida para viáticos hay un desfase por mil 600 millones. No es difícil creerle, pero ni éste ni ningún otro asunto público debería ser un asunto de fe.
En un contexto de división política, como es el que vive el Partido Acción Nacional, el papel de nuestros diarios es aun más importante que de ordinario. El reto es mayúsculo: los ciudadanos lectores esperan que de este lado haya periodistas, no altavoces.

martes, 4 de diciembre de 2007

domingo, 2 de diciembre de 2007

Democracia sin libertad

"Según las cifras de The Freedom House, el 70 por ciento de la población mundial vive ya en democracias, pero sólo el 30 por ciento goza de libertad de prensa. ¿Cómo es eso? ¿Puede haber democracia sin libertad de prensa?", escribió Federico Reyes Heroles el martes 27 de noviembre en Reforma. 
No hay más que agregar. Las dictaduras histéricas (Claudio Lomnitz dixit) ya le cambiaron otra vez el significado al concepto democracia.