miércoles, 18 de julio de 2007

A la espera del Mecenas


Guadalajara y su zona metropolitana deberán aguardar a que se realicen los Juegos Panamericanos (el premio de consolación de los países que nunca ven ni una medalla en los verdaderos juegos de profesionales:las Olimpíadas) para alcanzar sus metas como sociedad y acceder así, al Paraíso urbano,social y cultural desde siempre anhelado. Con ese propósito, el alcalde panista Alfonso Petersen ató su destino al del magnate gallego Mario Vázquez Raña, mandamás de la Odepa(la organización deportiva panamericana) y del Comité Olímpico mexicano.
En ese sentido,por ejemplo,la sola construcción de la Villa Panamericana en el parque Morelos se concibe como el detonador de la modernización urbana no sólo del abandonado centro sino de toda la ciudad.Hoteles nuevos,restaurantes ,cafés "estilo europeo",vialidad expedita,árboles por doquier(además de monitores gigantes como los que Don Mario ya colocó a la brava sobre avenida Chapultepec) y transporte moderno que se deslizará por calles finamente trazadas,son algunas de las expectativas que la panamericanitis promete colmar al final del arco iris en el año 2011.
¿Es posible confiar en semejante proyecto?A sabiendas de que donde Vázquez Raña pone el pie ,el saqueo es inminente:es un hombre de negocios conocido,junto con su hermano Olegario,como depredador sin escrúpulos,que concibe el deporte como cuerno de la abundancia publicitaria.
La coartada de los deportes como bandera proviene de una tradición del barco pirata de la OEM(la Organización Editorial Mexicana,cadena con más de 70 periódicos en el país,24 radiodifusoras,1 canal de televisión y 44 sitios de internet,que en los primeros meses de 1976-en julio se daría el golpe al Excélsior de Scherer-,mediante una operación sospechosa pasó a manos de Don Mario.En efecto,la antigua Cadena García Valseca fue vendida por Somex al industrial mueblero,a quien en ese entonces se consideró un prestanombres del presidente Echeverría y su grupo político.La especie adquirió fuerza cuando Vázquez Raña nombró a Fausto Zapata-secretario particular y delfín echeverrista por excelencia- como asesor editorial,aunque formalmente Benjamín Wong era el director.La operación se desarrolló en el mayor sigilo,sin concurso ni licitación alguna,pese a que se trataba de una gigantesca empresa de propiedad estatal).
Tradición de patrocinio deportivo entonces, que tuvo su origen en los hobbies y caprichos del coronel José García Valseca-otro depredador,pero de la Revolución mexicana-,creador y antiguo dueño de la OEM, que gustaba de ejercer como mecenas de deportistas humildes a quienes les organizaba carreras de bicicletas(ahí surgió el Zapopan Romero,exitoso ciclista que luego,por intermediación del Coronel primero y de Don Mario después,fue elegido alcalde y diputado priista varias veces,y ahora es flamante millonario bicicletero) y la famosa Carrera Panamericana-en la que participaban los pilotos latinoamericanos de autos en duelo con los invitados europeos-antecedente directo de los ahora mentados Juegos Panamericanos que iniciaron bajo los buenos augurios de la era anticomunista , guerra fría y dictaduras, en Buenos Aires en 1951 y posteriormente en México en 1955.
¿De veras podemos confiar en que los Juegos Panamericanos con Don Mario a la cabeza como mecenas generoso y desinteresado ángel benefactor,constituyen una meta responsable e inteligente para el desarrollo de la sociedad tapatía?¿O es que ayunos como se encuentran los panistas de propuestas creativas,se aferrran a tal ensalada de deportes aburridos como único horizonte?De entrada,el alcalde de Guadalajara ya confesó que "se la va a rajar"(su madre,se entiende)por dicha meta,caray.-Falcón

2 comentarios:

Ivabelle dijo...

Efectivamente, "ayunos como están de horizonte" los panistas, tienen que encontrar un proyecto que les dé identidad y motivo para justificar su presencia sin huella en el poder. Llama la atención que este proyecto esté amarrado desde el principio al municipio más importante de la zona metropolitana, es decir Guadalajara. Si volteamos a ver el horizonte del grupo en el gobierno estatal, veremos con claridad el vacío. En Guadalajara la puerta de acceso al desarrollo urbano es el hobby de un hombre cuestionable; el resto de los municipios del estado no tienen ni siquiera la puerta falsa.

Augusto Chacón dijo...

Quizá podamos hacer un matiz: la puerta es buena, los porteros son más falsos que un billete de tres pesos. Los Juegos Panamericanos pueden ser un buen pretexto para repensar y reorganizar la ciudad: vialidades, transporte publico, recuperación del Centro, pero sobre todo: los Juegos Panamericanos pueden ser un detonador para que los habitantes de Guadalajara vuelvan a poblar el espacio común y así las calles y las plazas y los lugares históricos sean parte del sentido de pertenencia. Claro, el problema, como bien lo dice Manuel, es que los que están al frente del asunto no son capaces de pensar en semejantes términos, uno porque no le representaría negocio alguno, otros porque no entienden lo que es la función pública y su horizonte llega nomás hasta cada día de quincena.